Descarga gratuita del disco de Alea Iacta Est, "confusion"

martes, 29 de abril de 2008

A propósito de mi viaje a Argentina. Capítulo I: grandes y modernas urbes, Buenos Aires y Rosario

Mi viaje a Argentina comenzó en Buenos Aires, continuó en Entre Ríos, siguió en Santiago de Chile y Mendoza, llegó a Rosario, pasó por Tucumán, Amaicha, Quilmes y Cafayate para llegar a Salta, y luego a las Salinas de Purmamarca. Tras eso, Humahuaca, a pocos kilómetros de la frontera con Bolivia. En resumen, un muy recomendable itinerario por el NorOeste andino, una incursión en la capital del país vecino, vinos y más vinos en Mendoza y Cafayate, grandes y modernas urbes en Buenos Aires y Rosario, y el campo de mayor producción de la Argentina: Entre Ríos. Todo ello en 25 intensos días a pata, en autobús, avión y coche. Lo que siguen son capítulos de viaje con recomendaciones e impresiones personales para todo aquél que piense en Argentina como destino turístico.

El barrio de Palermo florece: el Viejo, el Soho y el Hollywood son las partes integrantes de un barrio ecléctico, contemporáneo y vetusto a la vez en el que se puede encotnrar casi cualquier cosa: restaurantes con sugerentes propuestas, tiendas outlet, turistas, residentes extranjeros, jóvenes artistas locales, familias, plazas con árboles, grandes aceras para pasear y alguna ganga que otra. El llamado paraíso de la clase media ha resurgido con más fuerza que nunca. En el Microcentro la actividad es tan frenética como lo fuera en las mejores épocas de esa Argentina rica y ese Buenos Aires agrandado y chulesco porteño. En Puerto Madero la caminata sigue siendo de lujo y en San Telmo se baila Tango en las calles de la mano de la municilpalidad (alcaldía) y las organizaciones vecinales, que se han puesto manos a la obra conjuntamente para darle un nuesvo sentido a sus espacios públicos, a sus plazas y calles en una suerte de proyecto que ha logrado transformar al barrio reactivando las actividades culturales y comerciales. Se nota que Buenos Aires, pese al humo que lo invadío hace apenas una semana, respira un ambiente muy diferente al de los años de la crisis.

Vale la pena adentrarse en esta magnífica urbe, enorme y llena de lugares por recorrer. Eso sí, con tiempo. Las distancias son largas y las actividades innumerables: teatros, casinos, tiendas, restaurantes, vinotecas, estadios de fútbol, restós. Perderse por sus tranquilos barrios residenciales como Caballito, Recoleta o Belgrano y pensar en vivir por un tiempo en ellos es inevitable. Lo que sigue es parte de lo imprescindible si se pasa unos días por allí:

Visita obligada a
plaza de Mayo presidida por la casa rosada (la del gobierno) y flanqueada por la Catedral y el Cabildo, para llegar hasta puesto madero, la parte reformada del puerto argentino que hoy hace de pasarela para los ejecutivos que trabajan en las oicinas de alrededor. Pasear después por la Boca y tratar de llegar como sea a Palermo para cenar las mejores pastas de Buenos Aires en "Vicente", en la calle La Pampa: realmente increíble; los platos rondan los 5 € y los Gnochi de calabaza rellenos son los mejores que jamás he probado en mi vida, tras los que hace mi abuela Tati, claro está (ver guía Oleo en http://www.oleo.com/ para más recomendaciones operativas).


Si juega Boca, comprar localidades. El fútbol en la Bombonera tiene otro sabor. otro color, otro aroma. el fútbol argentino es más abierto que el europeo, menos encorsetado, con más ocasiones de gol y más espacio apra hacer jugar a la técnica y la clase. Vale la pena.

Otro imprescindible es ir a tomar el té en L'Orangerie, pertenece al Hotel Alvear y se encuentra en pleno centro de Buenos Aires. No en vano se trata de un 5 estrellas de lujo que deja tiesos con sus precios a todos los que no son "personas de bien". Sin embargo, y gracias a la fortaleza del Euro, disfrutar del mejor servicio de té de la ciudad (que no iguala los que ofrece la pequeña y entrañable Gaiman, a 10 Kilómetros de Trelew, en la Patagonia) y probablemente de los mejores que jamás haya probado un ciudadano europeo no británico, supone sólamente 15 €, pues se trata de un servicio con Scons, pasteles de elaboración casera, salsas, mermeladas y realmente deliciosas tortas sin limitaciones en las repeticiones. Exquisito.

Sobre Rosario: ir al museo de arte contemporáneo situado en los antiguos silos, pasear por la hermosa Costanera y tomarse una cerveza por allí vieno la puesta de sol, entrar en las sedes de las facultades, todas ellas céntricas, y caminar y caminar por el tranquilo y atractivo centro. Sin duda es una ciudad viva y jóven, con muchas posibilidades. Merecería una par de días mínimo. Una itneresante posibilidad para alojarse es el RosarInn, un más que recomendable youthostel si es que no utilizas HospitalityClub, que se encuentra situado exactamente frenete el imponenete edificio de la Aduana.

1 comentario:

Café para todos dijo...

Buena crónica. Deberías replantearte tu futuro y dedicarte a esto.